Cómo hacer que alguien me quiera

Cómo hacer que alguien me quiera.

Uno de los miedos más grandes que experimentamos los seres humanos, y casi siempre a nivel inconsciente, es el miedo a no ser amados. Este miedo lo traemos ‘programado’ a nivel subconsciente como una manera de supervivencia que nos dejaron nuestros ancestros, cuando en la época de las cavernas necesariamente debían formar parte de alguna tribu para sentirse protegidos, asegurarse comida y la procreación. Este ‘programa’ se ha transmitido de generación en generación y está muy arraigado en nosotros a nivel subconsciente y si no tomamos consciencia, puede influir de una manera asombrosa y muy limitante en nuestras decisiones y acciones cotidianas.

Este miedo puede actuar en nosotros de una manera muy sutil que podría ser muy difícil de detectarlo, pero con un trabajo serio de introspección y una intención sincera de sanación, tarde o temprano este miedo sale a la luz y es cuando podemos trascenderlo.

Me gustaría contarte un ejemplo personal que lo experimenté hace días y fue muy revelador y sanador. Considero que te serviría como una luz para tu propio trabajo de autoobservación personal.

Yo tengo el hábito de escribir cuando siento una emoción de baja frecuencia como la tristeza, rabia, ira, enojo, desmotivación, miedo; o cuando se repiten patrones en mi vida, por ejemplo, cuando atraigo cierto tipo de situaciones, clientes o proveedores que no responden como se supone que tendrían que hacerlo si todo fluyera en armonía; o cuando presento algún síntoma físico (porque sé que todo síntoma es el resultado de una emoción reprimida). En este caso, estaba autoobservándome un síntoma que experimentaba en la piel, para ello utilicé la biodescodificación, que es una herramienta muy útil para descifrar lo que el cuerpo expresa según los miedos o creencias que albergamos a nivel subconsciente.

Estaba escribiendo acerca de mis creencias relacionadas a lo que correspondía a ese síntoma y salió a la luz una creencia de que yo me valoraba según la cantidad de dinero que tenía y según mis posesiones materiales. Indagando esta creencia tomé consciencia que yo deseaba tener dinero y posesiones materiales para impresionar a uno de mis progenitores pues creía que así me ganaría su cariño y aprobación. Para mí esto fue muy revelador, liberador y sanador porque todo encajaba pues desde niña, adolescente y ya de adulta tomaba decisiones en base a qué pensará de mi o cómo me verá esta persona en particular, y como yo percibía que el dinero era muy importante para ella, yo lo deseaba tener para impresionarla.

Por supuesto no me di cuenta de esta creencia hasta hace días y por muchos años estaba actuando de una manera muy sutil pero potente en mi vida.

Y esto es solo un ejemplo. Lo mismo pasaba con mis amistades y novios, siempre actuaba desde el miedo a no ser querida/ amada y tomaba decisiones que no me apetecían hacerlas, pero las hacía para complacerlos, no sea que ‘me dejen de querer y me abandonen’, dejaba de lado mis valores personales, me humillaba… todo con tal de seguir condescendiendo.

Te estoy compartiendo algo muy íntimo con la intención de que tomes consciencia de que muchas veces las decisiones que tomamos están basadas en el miedo a no ser amadas, creemos que debemos hacer algo o ‘tener algo especial’ para que nos quieran, sin embargo, haciendo eso solo nos estamos restando valor a nosotras mismas, nos estamos humillando, cediendo nuestro poder personal al otro y dejando nuestra vida a merced de los demás. Esto destruye absolutamente nuestra autoestima y después nos preguntamos por qué nos va tan mal en la vida o por qué no soy feliz o por qué siempre atraigo a determinado perfil de persona o situación, etc.

Por supuesto que esta manera de tratar de comprar amor no solucionará ningún vacío, soledad o carencia que podamos experimentar, porque el ‘problema’ radica en esas heridas de la infancia y creencias que están alojadas a nivel subconsciente y que debemos sacarlas a la luz para poder sanarlas e implantar una nueva creencia más amorosa y real, como ‘soy digna de ser amada independientemente de lo que haga o tenga’.

Ahora te pregunto a ti: ¿cómo estás tratando de conseguir que el otro te quiera? ¿Estás dando sexo para que no te abandonen? ¿Estás dando dinero para que te reconozcan? ¿Estás cuidando a alguien porque deseas que te etiqueten de ‘buena’? ¿Estás diciendo sí a cosas que no te gustan, pero las haces para complacer ‘no sea que se enojen’ contigo? ¿Qué estás haciendo para ‘conseguir’ atención, cariño y amor?

Es un trabajo de sinceridad con una misma e introspección profunda que te invito lo hagas. Te puede llevar días, semanas o años darte cuenta qué hay detrás de tus acciones, pero vale la alegría hacer este trabajo ya que mereces ser libre y feliz.

Tienes el derecho de sentirte en paz contigo misma haciendo lo que te apetece, siendo tú misma, sintiéndote en paz con las decisiones que tomes de forma desinteresada y por supuesto, esta liberación implica un desbloqueo energético enorme que lo verás manifestado en tu vida. Además, ya no repetirás patrones porque ya habrás trascendido ese miedo, ya habrás ‘aprendido’ la lección, en realidad, solamente habrás recordado una verdad que la habías olvidado: tu perfecta completitud.

El amor que debes alcanzar es el propio. En realidad, no debes ‘alcanzar’, solo debes enfocarte en ti y dejar de mirar afuera. No viniste a este mundo para cumplir los sueños frustrados de nadie, ni para cumplir las expectativas de nadie. Viniste para ser tú: libre y plena, viviendo 100% tu vida.