Cómo emprender sin dinero

Emprender es un anhelo del alma de expresar y ofrecer a los demás seres sus dones y talentos desde una alternativa diferente a la que la sociedad ha inculcado por milenios.

Como emprendedores nos asaltan muchas dudas sobre nuestro futuro: ¿tomé las acciones y decisiones correctas? ¿hice bien en dejar el cómodo pero insatisfactorio empleo para seguir el sueño de mi alma?, entre otras interrogantes que dan vuelta por nuestra cabeza. Es necesario reconocer estas creencias y enfrentarlas con la verdad, ya que la mayoría de las veces, por no decir siempre, son mentiras que surgen de miedos, inseguridades, baja autoestima y poca claridad de lo que deseamos.

En esta ocasión hablaremos de una de las creencias más arraigadas: No tengo dinero. ¿Cuántas veces nos hemos repetido esta frase como excusa para no iniciar nuestro negocio? Es una de las creencias más fuertes que cargamos los emprendedores. Lo cierto es que gracias a la era tecnológica y global en la que vivimos esto es solo un mito, una creencia que nos frena dar el paso inicial.

Creemos que necesitamos dinero para comenzar nuestro negocio y así bloqueamos nuestra mirada de lo que ya tenemos para empezar y casi siempre es más que suficiente. Vivimos en una época privilegiada en donde la tecnología está al alcance de nuestras manos literalmente.

Si estás leyendo esto estoy segura que cuentas con conexión a internet y una computadora o laptop. Esto es más que suficiente para comenzar un negocio online que te ofrezca libertad de tiempo y ubicación. Hay miles de aplicaciones gratis para grabar podcast, crear posts, blogs e incluso página web. Las redes sociales como Facebook, Instagram y YouTube son tus mejores aliadas en el momento de darte a conocer a ti o a tu negocio y crear una comunidad de seguidores.

Si lo tuyo es el contacto físico, puedes hacer un espacio en tu casa o de algún familiar o amigo cercano para impartir tus talleres, terapias, seminarios o cursos. También las redes sociales serán tus aliadas en el momento de promocionar tus servicios.

Creéme, todo es cuestión de mirar lo que SÍ TENEMOS y usar esos recursos a nuestro favor. Solo lee las biografías de los grandes líderes que admiras, la mayoría de ellos comenzaron su negocio en una cochera, en un refugio o en una habitación compartida.

Lo más importante ya lo tienes intrínsecamente que es TU DON, TU TALENTO, TU MENSAJE que deseas compartir con los demás. Ahora solo es cuestión de DECISIÓN, CONFIAR EN TI y TOMAR ACCIÓN. El formato tú lo eliges.